lunes, octubre 16, 2006

La magnificiencia de Khazad-Dûm

El mundo era hermoso en los días de Durin,
en los Días Antiguos antes de la caída
de reyes poderosos en Nargothrond y Gondolin
que desaparecieron más allá de los mares.
El mundo era hermoso y las montañas altas.

Fue rey en un trono tallado
y en salas de piedra de muchos pilares,
y runas poderosas en la puerta,
de bóvedas d oro y suelo de plata.
La luz del sol, la luna y las estrellas
en centelleantes lámparas de vidrio
que las nubes y la noche jamás oscurecían
para siempre brillaban.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Quién fuese Hijo de Durin!!!
Aun así, los Priemros Nacidos debemos encontrarnos dichosos por ser invitados a tamaña leyenda pétrea.
Ansío el momento en el que mis pies crucen la puerta de Celebrimbor y mis ojos puedan regodearse con la belleza del arte de antaño.
"Ando Eldarinwa a lasta quettanya, Fenda Casarinwa!": ¡Allá vooooy!

S.

8:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home